19 ene. 2013

Emotivo comentario de Mónica Volta sobre "Quiero mi vida"



Hola Carmen...hoy que tengo el dia para mi, aprovecho para escribirte.
Cómo empezar !!  Ya tenía ganas de hacerlo, seguramente me saldrá mucho que llevo dentro, a la vez que expreso todo lo que he sentido al leer Quiero mi vida.
Supongo que muchas mujeres que lo han leido se han sentido como Pilar en algun momento o se sienten siempre asi, tristemente.
Está escrito de una manera tan elegante cada capítulo y te metes tanto en la historia al leerlo…
He tenido que parar varias veces, porque he llorado profundamente mientras leia. La soledad, los desprecios, el abandono personal, trabajar y sentirse alguien, el miedo a hacer daño a sus hijos por separarse, su primera lectura, su amiga Puri... El amor…

Siempre he envidiado la gente que lee, pero nunca me he visto centrada para leer un libro ni me ha gustado, no presumo de ello, pero no me da verguenza decirlo. Gracias a ti, en ello estoy como Pilar y mi próximo libro ya se lo encargué a Fernando
: Siempre hay un lugar para soñar.
Aunque no me ha gustado la lectura, si he pensado muchas veces que me gustaria escribir un libro que ayudase a personas que han estado metidas en un pozo del que se sale.
Yo también me puse a trabajar, sintiendo que ni podria ni estaba preparada, porque estaba en el pozo mas profundo, pero la supervivencia puede con eso y con más...y la fuerza que una coge cuando ve lo valiente que ha sido y que no vale la pena morir en vida.

Gracias por tu libro. Me ha aportado mucho a nivel personal y me he desahogado al leerlo.
Un beso Carmen, sin conocerte, me siento muy cercana a ti.

13 ene. 2013

Firma en La Coruña


Durante las Navidades continué mi actividad: el día 20 de diciembre de 2012 firmé en la librería Troa Avir de La Coruña. Un día inolvidable.
Allí, a las 19 horas, me encontré con mis amigos de la facultad. ¡Qué ilusión me hizo! Además, parecía que los había visto hacía muy poco, porque siguen siendo ellos mismos y la confianza y el cariño, a pesar del paso del tiempo, estaban presentes. También me alegró mucho conocer a Marisa Gil, una mujer estupenda con la que había mantenido un contacto ocasional en facebook. Ahora, una vez que nos vimos, hablamos y nos dimos un abrazo, la siento cercana. Nunca falta el factor sorpresa: un chico desconocido fue a comprar "Quiero mi vida" por encargo, para un regalo, y quería la novela dedicada.
Después de una hora aproximadamente, en aquella tarde lluviosa y desapacible, nos fuimos a tomar algo a una cafetería cercana.
No quiero dejar de mencionar al escritor, compañero y amigo Luis Anguita Juega, pues fue quien organizó el acto poniéndose en contacto con la librería, acordando la hora y ultimando todos los detalles. Él me acompañó y estuvo presente durante ese tiempo, aun encontrándose muy cansado  por su trabajo.
¡Gracias, Luis! Y también doy las gracias a todos los que hicieron posible que el acto haya sido como fue: bonito, acogedor y emotivo.