30 dic. 2013

Carta a una mujer maltratada


Querida desconocida: Sé que estás sufriendo a causa del trato que te da tu marido. Tal vez ni te das cuenta de que eres una mujer maltratada, y yo quiero ayudarte. ¿Me dejas?.
Mis palabras pensarás en principio que te hacen daño y seguramente dejarás de leer en algún momento; pero volverás a hacerlo, porque en el fondo sabes que tengo razón.
Crees que te quiere a pesar de sus insultos, de sus amenazas, de sus golpes y de sus desprecios, porque después llora, dice que se arrepiente, que no sabe qué le pasa y te pide perdón, prometiéndote que nunca más lo volverá a hacer. Cuando le oyes decir que te quiere, tu sensibilidad sale y lloráis juntos abrazados, incluso piensas que tú tuviste parte de culpa, porque en cierta forma lo provocaste al llevarle la contraria o al reprocharle que llegó tarde o que bebió demasiado. Llegas a compadecerlo pensando que fuiste injusta, porque es un buen hombre, pero no está bien, algo le pasa en su cabeza.
Pasan unos días tranquilos y vuelve a suceder y vuelves a pensar que todo iba bien y que lo estropeaste, porque si hubieses estado como aquellos días, en que no te quejabas ni protestabas, todo hubiese seguido igual.
No te das cuenta de que no tienes culpa alguna. No hay nada que justifique una paliza, ni hay nada que justifique la humillación, ni hay nada que justifique un trato así. Aun en el caso de que  tú hubieses hecho algo mal, no sería justificable. ¿O acaso tú haces lo mismo con él?. Como mucho, sólo te defiendes; pero casi ni a eso llegas.
Tu cara refleja sufrimiento, triste, con ojeras, y ese nerviosismo que te acompaña es producto del miedo, miedo a que en cualquier momento explote de nuevo; estás en alerta constante.
No te dejes maltratar más, por favor. Ni tú ni nadie lo merece, y quien pega una vez pega dos y tres y cuatro..., y quien insulta, amenaza, controla tu vida, te veja,...no cambia, lo repetirá. No puedes permitirlo, amiga. Tu vida es muy valiosa y puedes encontrar la paz  y la alegría que te faltan.
Si no eres capaz de dar el paso de dejarlo para siempre -porque para siempre tiene que ser, pues de otra forma volverás a lo mismo-, busca ayuda en profesionales o, al menos, consúltales. No necesitas dinero: te atenderán gratuitamente en el Ayuntamiento o en el Centro de Información a la Mujer de tu domicilio o llama al teléfono 016 o a otro teléfono de ayuda de tu Comunidad Autónoma. Si estás fuera de España, probablemente tendrás algo similar: la propia policía puede informarte.
Piensa también en tus hijos, que están viviendo esa pesadilla de ver a su padre atacando a su madre. Ellos sufren también, y es muy posible que en un futuro tu hija sea una mujer maltratada y tu hijo un maltratador, porque esas conductas se aprenden.
Piensa en ti. No aguantes más. Tu vida puede ser muy diferente o seguir así. Tú decides.
No tengas vergüenza, porque nadie se va a asustar; no eres la única a quien le sucede. Lo vergonzoso es el comportamiento de él.

Te va a costar, amiga mía, pero te aseguro que ese esfuerzo merece la pena: imagínate un futuro sin miedo, sin gritos, con tranquilidad. Te lo mereces.

24 dic. 2013

Entre dos tiempos


Pues sí, ya tengo la segunda novela publicada, Entre dos tiempos. El día 9 de este mes de diciembre ha salido a la venta. Es una nueva satisfacción e ilusión, que debo también a ediciones carena. La verdad es que no se me pasó por la cabeza acudir a otra editorial: con ediciones carena me encuentro muy bien y creo que esto es importante. José Membrive, el editor, es una persona muy cercana, amable, respetuosa y muy profesional al mismo tiempo. Es fácil cogerle cariño y confianza. Un día, en otro post, hablaré de esta editorial, que ya me resulta tan familiar.
Hace poco más de un año que se publicó Quiero mi vida y la ilusión continúa. Ya dije en la Voz de Galicia, cuando Alfredo Penide me hizo una entrevista, que se puede comparar con tener un hijo: sientes lo mismo con el primero, con el segundo y con el tercero, aunque existan pequeñas diferencias derivadas de la experiencia.
Entre dos tiempos es diferente a Quiero mi vida. Así quise que fuera, ya que no me apetece anclarme en un tema determinado, aunque no renuncio a repetirme pasado cierto tiempo.
No obstante, tienen algo en común: son novelas actuales, que tratan de algún tipo de problemática asimismo actual. Me gusta abordar lo cotidiano, sin perjuicio de que la trama no sea tan habitual.
Esta vez quise que estuviese presente la intriga y espero haberlo conseguido, así como cierta acción.
Entre dos tiempos se desarrolla en Mondoñedo (Lugo), ciudad esta última en la que nací, por lo que aparecen en el libro lugares conocidos de ambas localidades. ¿Por qué en Mondoñedo?  Porque la protagonista, Clara Andrade, después de su divorcio, tenía que volver a su tierra y en concreto, a una gran casa de campo situada en un lugar cercano de la capital de la provincia: Mondoñedo me sedujo por su belleza, su historia y su ubicación.
Clara regresa a la casa que sus abuelos le dejaron en herencia y en ella el pasado se une al presente, por medio de los recuerdos, de las personas y de algunas preguntas sin contestar. Es una mujer curiosa, que investiga aquello que le inquieta de alguna manera. Ella es la protagonista principal, pero a su alrededor se mueven Dorita, la antigua sirvienta; Bernardo, su hijo; Sabela, su nieta; Ian Cook, su exmarido; Santi, Milagros, Juan el anarquista, Víctor y otros cuantos personajes que tienen mucho que decir.
Las relaciones de pareja, el amor, la amistad... ¿hasta que punto nos afectan?, ¿existe la relación perfecta?,
¿todo vale?,...
Espero y deseo que os guste esta segunda obra y que tenga, al menos, la misma acogida que la primera.


25 sept. 2013

Título y portada

He leído y escuchado con frecuencia que el título y la portada son muy importantes en una novela, de cara a los lectores y, por tanto, a las ventas. 
Supongo que la mayoría de los escritores intentan que esa imagen y ese título que representarán su obra sean dignos de ella y, en consecuencia, resulten atractivos, aunque también imagino que no faltarán aquellos a los que les importe muy poco y apenas intervengan en su elección. 
Si se trata de autores consagrados, muy conocidos, tengo la impresión de que pueden permitirse el lujo, aunque no lo hagan, de prescindir de ello. No me imagino que alguien no compre un libro de Vargas Llosa, por ejemplo, porque la portada no le guste o no le diga nada; pero cuando se trata de autores noveles o poco conocidos me parece que sí se tienen en cuenta esos dos detalles, que son algo más que eso. 
He comentado este tema con dos amigas amantes de la lectura y me decían que el título les llamaba la atención, pero no así la imagen de la portada; de hecho pocas recordaban. A mí me pasa lo mismo: portadas recuerdo pocas. 
De todas formas, trato de que ambos sean bonitos, lo que, claro, es muy subjetivo y me gusta, quiero, una participación directa en su elección: me resulta posible con ediciones carena (con otras editoriales no he publicado nada y no puedo hablar al respecto), muy respetuosa con los escritores.  
En cuanto al título, a veces me viene a la cabeza enseguida y otras, me cuesta más; pero no suelo tardar demasiado en bautizar el texto. Un título que recoja el contenido o algo esencial del mismo. 
La portada ya es otro cantar: ¡uf, qué comeduras de coco!. Le doy más vueltas que un tiovivo y, desde luego, nunca es del gusto de todos, pero esto es lógico. También me gusta que represente la generalidad de la novela o una de sus partes esenciales; pero, pese a que me encanta trabajar con imágenes y hacer composiciones, que me permite hacerme una idea de cómo quedará, me bloqueo a menudo. 
Bueno, me gustaría saber vuestra opinión. ¡Ojalá os animéis a comentar este post!

5 sept. 2013

Novelas sencillas

Creo no equivocarme al afirmar que mis novelas son así, tanto en la forma como en el fondo. ¿Simples? No lo sé; no me atrevo a juzgarlas yo, aunque aquí, en cierto modo, lo hago. 
El lenguaje es casi coloquial: para ejemplo, la que estoy escribiendo ahora en el otro blog, que está narrada en primera persona por una mujer normal, de las que podemos encontrarnos cada día. Y, claro, en nuestra vida diaria solemos emplear palabras corrientes, frases hechas y, en general, nos expresamos de una manera espontánea y común. En la novela de Escribiendo en la red es casi obligada esa forma de escribir, aunque dentro de ella quepan a su vez distintas variaciones, que serán las que, entre otros factores, den calidad o no a la narración. Soy consciente de que la mía no es la mejor, cosa que tampoco pretendo. Tengo mis limitaciones y las acepto, lo cual no significa que no intente, poco a poco, superarme. 
El fondo también es sencillo: nada de argumentos complicados, al menos, de momento. Pretendo entretener y si lo consigo, me doy por satisfecha. No obstante, tengo alguna pretensión más: reflexionar sobre temas que nos pueden atañer a todos, adornados por ese argumento sencillo, que tal vez los oculta y con el que me propongo que los lectores y lectoras pasen un rato distraído. 
"Quiero mi vida" es una novela reivindicativa para los derechos de la mujer y contra la violencia de género. Pero he intentado abordar también cuestiones como juzgar por las apariencias, el perdón, la ansiedad, la amistad, la culpa, la discriminación de clases sociales, el amor y algunos más. Claro, todo ello de un modo somero. 
En la novela de la red trato de tocar la rutina, la amistad, la educación de los hijos, las tentaciones, la culpa,...
En fin, que no pretendo dar clases de nada, ¡solo faltaría!, pero sí llevar a meditar un poco sobre nuestra vida. 


6 ago. 2013

Una novela en Internet

Escribir una novela en Internet era uno de mis proyectos. Bueno, pues lo he empezado. Temía no tener tiempo, y quizás algún día no lo tenga, pero de momento me voy arreglando. 
Seguramente contenga errores y si se tratase de una historia para ser publicada, añadiría descripciones, lo que también podría hacer ahora; pero me da la impresión de que así es más fluida. En realidad, es como el borrador de una futura novela, aunque yo no la conciba así; pero ¡quién sabe!
Todavía no tiene título y es que no suelo bautizar a mis escritos hasta el final, una vez acabados. Tampoco sé ese final, como no suelo saber ninguno, incluso alguna vez he pensado en una determinada manera de terminar una novela y después he cambiado de idea. 
Cada día me dejo llevar por la corriente de la escritura, sin planear apenas nada. Por ejemplo, en la entrada de hoy hablo de una tal Marta, pues bien, ella no existía, ni en mi imaginación, hasta el momento en que he escrito su nombre. Ahora, una vez creado ese personaje, le preparo su papel de una forma somera; pero tal vez ni llegue a ser cómo la imagino en este momento. Ignoro si quienes escriben historias de ficción lo hacen así. A mí me gusta esta forma, porque voy descubriendo el desarrollo de esa historia poco a poco y a veces llega a sorprenderme. 
Alguna vez quizás hable de cómo monto las novelas, aunque ya he dicho bastante. 
No sé si está gustando o no, pero sé que la siguen varias personas y me hace ilusión. Espero no defraudarlas, sobre todo a aquellas a quienes se la dedico, los que me apoyaron con la primera, Quiero mi vida. 

Podéis leerla dándole al banner que está a la derecha o entrando en esta página: 
http://novelaenred.blogspot.com.es/

9 jun. 2013

Proyectos y otras cosas


Han pasado meses desde mi última "entrada" aquí. Hoy, a estas horas intempestivas, me ha apetecido escribir unas líneas.
"Quiero mi vida" sigue en la brecha y de hecho, el día 16 de este mes de junio iré al Festival de As Neves, en donde firmaré ejemplares: no sé si muchos, pocos o ninguno; pero allí estaré, en compañía de otros escritores y de Fernando, el propietario de la Librería Baroja, de Pontevedra, en la que el 4 de enero de este año nos reunimos Luis Anguita Juega, Fátima Chamadoira, Enrique Delgado Zayas y yo para firmar también nuestros respectivos libros a las personas que nos lo pidiesen. Fue un encuentro bonito, emotivo y desenfadado. Al menos, yo así lo sentí y me gustó esa sensación: un clima de confianza, abierto,... me parece que dan esa calidez tan necesaria para encontrarse cómodo, como en casa, y ha servido para conocer personalmente a lectoras y a lectores, sobre todo de Facebook, a quienes les doy las gracias por habernos acompañado.
Ya no recuerdo bien todo lo que he hecho después; pero sé que he desaparecido de las redes sociales. Necesitaba un descanso y también un tiempo para dedicarme a mi segunda novela, que ya he terminado y que seguramente ediciones carena la publique en otoño/invierno. Me sigue haciendo ilusión.
A finales de este mes -ya diré la fecha y el lugar- presentaré un libro, junto a Fátima Chamadoira: El Homo Transcendente, de José Membrive, editor de ediciones carena. ¡Un reto más! Intentaré estar a la altura:).
Me gustaría también organizar en la Librería Baroja, que amablemente nos ofrece su local, una tertulia literaria, club de lectura o cómo se quiera llamarle. Mi idea es que fuese también informal, sin grandes pretensiones; solo comentar los libros que vayamos leyendo y proponer cuáles. Creo que sería una actividad interesante, de la que todos podríamos sacar provecho, haríamos algo diferente y nos reuniríamos, una vez al mes, por ejemplo.
Y ya por último -creo- tengo en la mente dos novelas; pero necesito perfilarlas.
¡Ah! Por ideas que no sea: escribir una novela en la red, algo así como por entregas. Esto tengo que madurarlo y no sé si tendré tiempo; pero tal vez lo intente algún día.



9 feb. 2013

Aportaciones de Quiero mi vida

Voy con retraso, lo sé. Y es que soy un pequeño desastre en cuanto a organización y la reina en dejar las cosas para el final; pero bueno, poco a poco las voy haciendo. La verdad es que escribo cuando me apetece nada más; nada de obligarme. Sería forzarme y no quiero que algo tan bello como escribir se convierta en una obligación.
Pensaba dedicar este post a la firma en Pontevedra, pero se me vienen otras cosas a la cabeza, así que me dejo llevar. No hay prisa.

Muchas personas me preguntan por las ventas de "Quiero mi vida" y no sé qué decir, porque no tengo ni idea. En Pontevedra, ciudad en la que vivo, sé que la gente respondió muy bien y estoy muy agradecida a estas personas con las que comparto la suerte de transitar por sus calles desde hace muchos años. Me considero pontevedresa de adopción y estas muestras de cariño e interés me confirman cada día que tengo razón. Ni en la ciudad en la que nací mi primera novela fue tan bien acogida. Cosas lógicas, supongo, porque he perdido contactos, aunque espero que no solo la lean las personas que conozco.
Volviendo a las ventas, pues me pasa eso: no las controlo. Ediciones carena me enviará en su momento un balance. De momento estoy bastante contenta, pues no pretendo alcanzar fama ni dinero. El hecho de que ya bastantes personas me hayan dicho que la novela les ha gustado, les ha hecho sentir, que siga escribiendo,... es ya una gran satisfacción
"Quiero mi vida" ya me ha dado muchas cosas: me ha traido a personas a las que hace tiempo que no veía y me ha presentado a otras, muchas, que me alegro de haberlas conocido, porque merecen la pena. También me ha confirmado que hay amistades de verdad y no solo por el hecho de que la hayan leído, sino sobre todo por su actitud en otra facetas. Por si esto fuera poco, todo lo que ha rodeado a la novela (presentación, firmas, entrevistas, etc.) me han ayudado a pasar una época dura de mi vida, por circunstancias que no vienen al caso contar, de una forma algo más liviana.
Mucho más podría decir sobre las aportaciones de "Quiero mi vida" durante  estos cinco meses desde que se ha publicado, pero se haría muy largo y espero tener tiempo para plasmarlas en este blog poco a poco.

19 ene. 2013

Emotivo comentario de Mónica Volta sobre "Quiero mi vida"



Hola Carmen...hoy que tengo el dia para mi, aprovecho para escribirte.
Cómo empezar !!  Ya tenía ganas de hacerlo, seguramente me saldrá mucho que llevo dentro, a la vez que expreso todo lo que he sentido al leer Quiero mi vida.
Supongo que muchas mujeres que lo han leido se han sentido como Pilar en algun momento o se sienten siempre asi, tristemente.
Está escrito de una manera tan elegante cada capítulo y te metes tanto en la historia al leerlo…
He tenido que parar varias veces, porque he llorado profundamente mientras leia. La soledad, los desprecios, el abandono personal, trabajar y sentirse alguien, el miedo a hacer daño a sus hijos por separarse, su primera lectura, su amiga Puri... El amor…

Siempre he envidiado la gente que lee, pero nunca me he visto centrada para leer un libro ni me ha gustado, no presumo de ello, pero no me da verguenza decirlo. Gracias a ti, en ello estoy como Pilar y mi próximo libro ya se lo encargué a Fernando
: Siempre hay un lugar para soñar.
Aunque no me ha gustado la lectura, si he pensado muchas veces que me gustaria escribir un libro que ayudase a personas que han estado metidas en un pozo del que se sale.
Yo también me puse a trabajar, sintiendo que ni podria ni estaba preparada, porque estaba en el pozo mas profundo, pero la supervivencia puede con eso y con más...y la fuerza que una coge cuando ve lo valiente que ha sido y que no vale la pena morir en vida.

Gracias por tu libro. Me ha aportado mucho a nivel personal y me he desahogado al leerlo.
Un beso Carmen, sin conocerte, me siento muy cercana a ti.

13 ene. 2013

Firma en La Coruña


Durante las Navidades continué mi actividad: el día 20 de diciembre de 2012 firmé en la librería Troa Avir de La Coruña. Un día inolvidable.
Allí, a las 19 horas, me encontré con mis amigos de la facultad. ¡Qué ilusión me hizo! Además, parecía que los había visto hacía muy poco, porque siguen siendo ellos mismos y la confianza y el cariño, a pesar del paso del tiempo, estaban presentes. También me alegró mucho conocer a Marisa Gil, una mujer estupenda con la que había mantenido un contacto ocasional en facebook. Ahora, una vez que nos vimos, hablamos y nos dimos un abrazo, la siento cercana. Nunca falta el factor sorpresa: un chico desconocido fue a comprar "Quiero mi vida" por encargo, para un regalo, y quería la novela dedicada.
Después de una hora aproximadamente, en aquella tarde lluviosa y desapacible, nos fuimos a tomar algo a una cafetería cercana.
No quiero dejar de mencionar al escritor, compañero y amigo Luis Anguita Juega, pues fue quien organizó el acto poniéndose en contacto con la librería, acordando la hora y ultimando todos los detalles. Él me acompañó y estuvo presente durante ese tiempo, aun encontrándose muy cansado  por su trabajo.
¡Gracias, Luis! Y también doy las gracias a todos los que hicieron posible que el acto haya sido como fue: bonito, acogedor y emotivo.